Fecundación invitro / ICSI

InseminacionArtificialLa Fecundación in Vitro es un tratamiento que facilita la unión de óvulos (ovocitos) y espermatozoides en el laboratorio, para así obtener embriones y poder introducirlos en el útero para lograr la gestación.

FIV

La técnica de Fecundación in Vitro convencional o FIV, consiste en la unión del óvulo y espermatozoide espontáneamente en el laboratorio. Si dicha unión progresa se produce la fecundación, de donde se obtienen los preembriones, que son el grupo de células resultantes de la división progresiva del óvulo desde que es fecundado hasta 14 días más tarde.

Un número limitado de los preembriones obtenidos será transferido al útero para conseguir la gestación (legalmente un máximo de 3). El resto de embriones viables, si los hubiera, serán congelados para ser destinados a los fines legalmente establecidos.

La Fecundación in Vitro comienza habitualmente con la estimulación de los ovarios mediante el uso de fármacos (generalmente administrados por vía subcutánea), cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer. La finalidad de este tratamiento es obtener el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos. Con el fin de evitar la ovulación espontánea se asocian otros medicamentos con acción hormonal administrados por vía subcutánea, intranasal y excepcionalmente intramuscular. El proceso de estimulación ovárica se controla habitualmente con análisis en sangre de los niveles de ciertas hormonas ováricas y/o ecografías vaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo. Si se obtiene el desarrollo adecuado, se administran otros medicamentos hormonales (vía subcutánea) para lograr la maduración final de los óvulos. Los óvulos se extraen mediante punción de los ovarios y aspiración de los folículos, bajo visión ecográfica y por vía vaginal. Esta intervención es realizada habitualmente en régimen ambulatorio y requiere anestesia y observación posterior durante un período variable. Los óvulos (ovocitos) obtenidos se preparan y clasifican en el laboratorio. El número de óvulos que se extraen en la punción, su madurez y calidad no puede predecirse con exactitud.

Una vez obtenidos los óvulos, el laboratorio deberá disponer de los espermatozoides procedentes de la pareja, o de un donante anónimo, en los casos que así proceda. El semen se prepara en el laboratorio con el fin de seleccionar los espermatozoides más adecuados para la fecundación. Si se realiza Fecundación in Vitro (FIV), los óvulos y espermatozoides se cultivan en el laboratorio conjuntamente en condiciones favorables para su unión espontánea (fecundación).

Al día siguiente de la FIV se determina el número de óvulos fecundados y en los días sucesivos de cultivo, generalmente de 2 a 6 días, se valorará el número y la calidad de los preembriones que continúen su desarrollo. Posteriormente se realiza la transferencia.

La transferencia embrionaria consiste en el depósito de los embriones en la cavidad uterina a través de la vagina. Es un procedimiento ambulatorio indoloro que habitualmente no precisa anestesia ni ingreso. Con la finalidad de favorecer la implantación embrionaria se prescribe también un tratamiento hormonal (generalmente por vía vaginal). Por ley el número máximo de preembriones que podemos transferir es de 3 por ciclo. No obstante los pacientes recibirán del equipo biomédico la información necesaria para decidir el número de embriones que se deben transferir (uno, dos o tres), con el fin de obtener el embarazo y evitar en lo posible la gestación múltiple.

Finalmente, en caso de existir preembriones viables sobrantes de un ciclo de Fecundación in Vitro, se preservarán mediante congelación, para su utilización posterior cuando lo deseen los pacientes, siempre que se cumplan los parámetros contemplados por la Ley.

ICSI

Consiste en la introducción/inyección de un solo espermatozoide dentro del ovocito. Sólo es necesario un espermatozoide vivo para cada ovocito por lo que, a diferencia de la FIV convencional, puede realizarse con muestras de semen de bajísima calidad. Incluso en casos de ausencia total de espermatozoides en el eyaculado, es posible obtener los espermatozoides directamente del epidídimo o del testículo mediante una pequeña intervención practicada al varón, llamada biopsia testicular.

Únicamente pueden ser micro inyectados los ovocitos maduros, esto supone únicamente una parte del total de todos los ovocitos recuperados. Las posibilidades de éxito con ICSI son similares a las de la FIV convencional y, para la paciente, el proceso es idéntico al de la FIV convencional, sólo cambia el tratamiento en el laboratorio.